Recíbelo en tu mail

viernes, 16 de noviembre de 2012

Vuelta a empezar

Escribo de uvas a peras es una verdadera vergüenza, lo sé.
Tras la pre-boda parecería que se me ha comido la tierra y más o menos, fue así: la organización de mi boda, las vacaciones, el inicio del nuevo curso, la preparación del viaje de novios, el trabajo!, etc, etc...me mantuvo totalmente absorvida, ocupada, a full.

El cole acabó, operaron a mi hijo mayor, pasaron las vacaciones, comenzó de nuevo el colegio y el peque arrancó en una guardería nueva, me casé, dos veces, por lo civil y el bodorrio, me fui de luna de miel, volví y aún no me he organizado, instalado, ubicado y asentado.

Los 9 meses que he tenido para organizar mi boda han sido una locura pero, a su vez, los mejores en muchísimo tiempo; he disfrutado como una enana, cuidado todo hasta el más mínimo detalle, he conseguido llevar a cabo una boda a mi medida, intentado tener presente que lo más importante era el afecto y la gratitud hacia mis familiares que otra cosa y así quedo: la gente la recuerda como la boda más emotiva que han vivido, con sus momentos de risa pero con lágrimas a doquier.

Yo fui la primera que lloré de manera inagotable. Creí que lo llevaba bien, los nervios parecían estar dominados aunque he de admitir que el último mes con eso de tener que dejarlo todo organizado en cuanto a los colegios de los niños, uniformes, médicos, etc...me saturé un poco. Pero en sí, los nervios se toleraban muy bien hasta que llegó el momento de hacer el ¨First Look¨, una idea americana, como no, en el que los novios se ven antes de la ceremonia, pueden verse, propiamente dicho o, como en mi caso, yo sí le vi pero él a mi no, iba con los ojos vendados pero pudimos abrazarnos, besarnos y sentirnos antes de la ceremonia y puesta en escena. Pues en ese momento yo me derrumbé y me di cuenta de cuanto había estado guardando y a dia de hoy, doy gracias de haber hecho el First Look porque no me imagino en la ceremonia que me hubiera entrado la llorera como en ese momento.

El día y la noche pasaron como un sueño, aún me da apuro recordarlo porque no tuve a penas tiempo de vivir todo, los segundo pasaban tan rápido que cuando quise darme cuenta ya estaba de viaje de novios. Mira que amigas ya casadas me advirtieron: ¨disfruta de cada momento¨; y lo intenté pero es inexplicable, simplemente estas tan emocionada, tan radiante, tan plena de felicidad que el tiempo pasa y pasa y pasa y de repente, ya se ha acabado y tú desearías volver a empezar.

La luna de miel fue otra experiencia maravillosa que merece ser bien explicada, destinos nuevos, únicos y que difícilmente volveré a visitar.

La vuelta a la realidad aún esta costando, hace sólo un mes y una semana que me casé, 3 semanas que llegué del viaje de novios y aún estoy amoldándome a mi nueva vida sin el proyecto de la boda a la vista. 
Ahora me paso los días mirando las fotos, esperando los vídeos y regodeándome en todo lo que sea revivir, como pueda, aquél día de ensueño, fantástico, maravilloso y perfecto.

Como hacía meses que no pasaba por aquí, considero apropiado saludar, resumir y dejar abierta la puerta para unas entradas dedicadas a los últimos acontecimientos de mi vida.
Prometo ni tardar tanto como la última vez ni volver a desaparecer...I'm back!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias! siempre es agradable que el que pase por aquí se deje oír...(leer en este caso ;))