Recíbelo en tu mail

jueves, 22 de noviembre de 2012

No smoking

Hace casi dos semanas que mi recién estrenado marido y yo asistimos a una sesión de hipnosis para dejar de fumar.
Si bien es cierto que íbamos muy convencidos en cuanto a la idea de dejarlo, también he de reconocer que, particularmente, iba algo, como decirlo, incrédula a la sesión.

¿Qué hacen exactamente contigo en esas dos horas que dura la sesión?, no te hipnotizan, es decir, ni mi marido ni yo terminamos dormidos y levitando, como bien nos explico la chica en cuestión que no sucedería, sin embargo sí que algo nos hicieron porque desde que salimos no hemos vuelto a fumar.

Miento! sí hemos fumado, pero más valor le da a la sesión, justo 6 días después de haber ido tuvimos una cena en casa con amigos, todos fumadores sociales y con el vinito y el buen rollo, dijimos: ¨pues yo también seré fumador social¨; cagada porque nosotros somos adictos a la nicotina y podríamos haberlo echado a perder todo pero, sin embargo, el sábado nos levantamos sin ganas de fumar y a día de hoy seguimos así.

El hecho es que durante la primera hora de la sesión que dura dos, te explican los beneficios que tu les has otorgado al tabaco y lo perjudicial del mismo para ti, cosas que ya sabemos vamos pero, la voz de la chica, la manera en la que habla y pronuncia cada palabra y el argumento distinto que le da a lo que ya sabes, que se yo, te afecta, te hace efecto!
La segunda hora y tras hacer varios ejercicios para ¨aprender¨ a dejarnos hipnotizar o dejarnos llevar por su voz, llega el momento de que te coman el seso para ¨liberarte del tabaco para siempre¨ y, oye,, que lo consiguen!

Sólo una cosa: te repiten hasta la saciedad ¨sin ansiedad, sin irritabilidad y sin engordar¨; a ver, lo llevo bien para ser una ex fumadora de paquete y medio pero algo de ansiedad he tenido y tengo, tanto mi marido como yo tenemos la mala leche algo a flor de piel y comer, yo, que soy de muy poquito comer, estoy comiendo algo más, también debo decir que debido a eso estoy yendo más al gimnasio, para paliar ese aumento, mínimo, pero considerable en mi apetito.

Le recomiendo a todo aquel que quiera dejar de fumar que lo pruebe, sin voluntad nada hará efecto pero si de verdad quieres olvidarte de un mal hábito, prueba la hipnosis, a mi me ha funcionado!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias! siempre es agradable que el que pase por aquí se deje oír...(leer en este caso ;))