Recíbelo en tu mail

martes, 6 de diciembre de 2011

Vidas ajenas

¿Estás content@ con tu vida?
¿Crees que has dejado algo por hacer?
¿Has tenido que renunciar a algo apra llegar donde estás? ¿ha valido la pena?
¿Cuando eras peque, soñaste estar donde estás ahora o te imaginabas algo muy distinto?
¿Cambiarías algo de tu pasado, presente o futuro inmediato?



Son preguntas que yo me estoy haciendo últimamente.
Ciertamente no puedo quejarme si me comparo con un gran porcentaje de gente, personas, actualmente.
Tengo dos hijos maravillosos, una pareja que me ama y a quien amo con locura, un techo en propiedad (con hipoteca) bajo el que cobijarme, comida cada día en la mesa, una empresa familiar a la que acogerme aunque la mía personal no este dando los frutos esperados, amigos (pocos pero buenos y suficientes), una familia (no perfecta! pero unida a pesar de nuestras diferencias)....Aún así, no me siento del todo llena.

Estos últimos años he tenido que cambiar varias veces de ¨proyectos¨, a priori, por cosas mejores; he tenido que ver como varios amigos han ido a buscar fortuna a otros países porque en el nuestro resultaba imposible labrarse un futuro; también he vivido de cerca o no, como familias ideas se rompían en mil pedazos, como amigos y/o conocidos lo perdían todo o casi; como los ideales de antigos compañeros terminaban en nada tras dejar en ellos su esfuerzo, dinero, energías y sueños...
Y, viendo como esta la cosa, sé a ciencia cierta que me queda mucho por ver, vivir en primera persona, contemplar de cerca o vislumbrar de lejos.

Es entonces cuando me pregunto ¿estoy donde quiero estar? ¿tengo lo que me hace feliz? ¿cambiaría algo de mi vida?

Conozco a poca gente que haya hecho siempre lo que ha querido sin dejarse influir por familiares, amigos, parejas. Muchas veces las condiciones externas nos mandan y nos obligan a tomar decisiones.

Cuando vamos al cine y nos dejamos ¨enternecer¨, ¨absorver¨ por películas de amor, de acción, de aventuras y deseamos poder vivir en nuestras carnes algo similar, es una señal de que algo falla en nuestra vida. Dejando al margen la fantasía y la ficción y siendo conscientes de la línea que separa lo posible de lo imposible, si deseamos cosas nuevas en nuestro día a día....será por algo.

Envidio a aquellos amigos que han cogido y se han ido a probar suerte a otro lado; envidio a aquellas personas que siguen tratando de sacar adelante sus sueños a pesar de haberse tenido que levantar ya varias veces del suelo. Envidio a todo aquel que haciéndose esas preguntas las respuestas son satisfactorias porque en mi caso, no es así.



Tampoco estoy diciendo que todas esas personas a las que envidio tengan una vida perfecta, estén teniendo una vida de ensueño, les este yendo a las mil maravillas pero al menos, lo han hecho, lo han intentado esa pregunta: ¿y si...?, no e la podrán hacer ni reprochar nunca; sin embargo, a día de hoy yo sí.
Ahora bien, las preguntas más serias y que deberían darme respuesta a todas las demás sería: ¿sabes que cambiarías, de querer cambiar algo?; ¿sabes porque no lo cambias?, ¿tendrás cojones de hacerlo?

Y la respuesta a estas preguntas es: lo sé, lo sé, no lo sé...

Sé que es el momento de hacer algo, por mi edad, mi empuje, las ganas, las situaciones externas....Ahora he de encontrar los cojones para hacerlo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias! siempre es agradable que el que pase por aquí se deje oír...(leer en este caso ;))