Recíbelo en tu mail

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Éramos pocos y parió la burra

No es un título de post demasiado romántico para lo que se avecina pero sí dice claramente lo que pretendo.

Hace 1 año y 10 meses que conocí y comencé la relación con mi príncipe: la más perfecta, genial e idílica relación que he tenido nunca que el hombre más perfecto, idóneo, bueno, trabajador, guapo, extrovertido y genial que he conocido nunca. Nuestro hijo tiene 9 meses y completa nuestra familia mi hijo mayor de 12 años; ahora mismo por temas familiares esta viviendo mi sobrino de 8 con nosotros, desde hace 3 meses y quedan un mínimo de dos largos por delante; en septiembre adoptamos una cerdita vietnamita de la que no podemos hacernos cargo pero que no podemos dar a nadie porque no encontramos quien pueda cuidarla como se merece (con nosotros tampoco esta bien pero al menos no le falta comida y techo, aunque cariño nos falta el tiempo, de ahí que queramos regalarla); estamos intentado vender nuestro piso para comprar otro algo más grande (sí lo sabemos, mal momento para vender, pero también es buen momento para comprar, lo que dejemos de ganar lo dejaremos de perder, es ahora o nunca que podemos acceder a algo que hace un par de años no podíamos ni soñar; eso sí, antes hemos de vender nuestro piso) y, para sumarse a esta gran odisea de nuestro día a día, sin contar trabajo, hemos decidido, casarnos!!!!


Estoy encantada, ilusionada, feliz!
Habíamos hablado, sobre todo al inicio de nuestra relación relámpago pero luego vino Kevin y se dejói algo aparcado el tema; además yo sabía que él era y estaba un poco reacio ante la idea de una boda porque ya es divorciado....sin embargo, el 25 me levanté y entre los regalos había un sobre con unas entradas para ve Il Divo en Barcelona el próximo abril y una carta que cerraba así:

 ¨Quiero pasar el resto de mis días contigo y exprimir a tu lado cada momento como si fuera el último, pero siempre a tu lado¨.

Y, sí, es cierto, la fecha la sabemos, ahora sólo falta ponernos manos a la obra y encontrar el lugar perfecto para nuestro gran día, a poder ser, en nuestra fecha deseada, bue, más bien, mi fecha, porque él ya se deja llevar y a todo me dice que sí...de momento, claro que llevamos 3 días prometidos jajaja.

Puede que sea algo exagerada pero ya he comenzado a mirar de todo: espacios, wedding planners, fotógrafos, vídeos, ideas, vestidos...buf esto último lo llevo fatal, lo que veo no me llama demasiado la atención, si alguien esta leyendo la entrada y sabe recomendarme algún sitio donde mirar, por favor!!!, decírmelo porque es por donde voy más perdida.

Y nada, acabo el 2011 con mi segundo hijo llena de felicidad y comenzaré el 2012 esperanzada y con los ojos puestos en el mes de septiembre, deseando que pasen los días para poder darle el: ¨Sí quiero¨.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias! siempre es agradable que el que pase por aquí se deje oír...(leer en este caso ;))